Espacio en blanco

Concierto del Día de Navarra

Concierto del Día de Navarra

Espacio en blanco

Día de navarra - foto o vídeo + texto

Viernes, 3 de diciembre 2021

Concierto Extraordinario del Día de Navarra, a cargo de la Orquesta Sinfónica de Navarra

Sala Principal del Auditorio Baluarte de Pamplona | 19 horas

En esta edición, con motivo de la celebración del Día de Navarra, se ha diseñado un programa formado íntegramente por obras compuestas por músicos navarros.  

Además, el maestro Jesús Echevarría lidera un proyecto musical que pone en valor la aportación cultural de la población inmigrante en Navarra. El concierto comenzará con el Himno de Navarra, pero esta partitura se adaptará a las tradiciones musicales y a las instrumentaciones de las culturales propias de los diferentes colectivos de migrantes en Navarra.

Las entradas para este concierto, a un precio de 10 euros -6 euros para poseedores de carnet joven y abonados y/o socios de la OSN y/o Fundación Baluarte-, se pueden adquirir online o en la taquilla del Auditorio Baluarte.

Raya fina negra


Título Programa del concierto Creación Navarra - Nafar Sokuntza

Programa del concierto Creación Navarra - Nafar Sokuntza

Programa OSN a dos columnas

Dedicado íntegramente a compositores navarros:

Retablo de Navidad, obertura ……….……   Jesús García Leoz (1904-1953)

Pirinaica, espata-dantza ……………………….........  Tomás Asiáin (1922-1989)

Pezzo per archi .……………..…..…..…….…………  Agustín González Acilu (1929)

La maja vestida …………….…...………...…….  Fernando Remacha (1898-1984)

 

Capricho para orquesta …………….……………...  Emilio Arrieta (1821-1894)

Recuerdos del Dominó azul ….…….……........  Emilio Arrieta (1821-1894)

Akelarre en Zugarramurdi …….....……    Jesús García Leoz (1904-1953)

Viva Navarra ………………………......…..…..……  Joaquín Larregla (1865-1945)

Comentarios del programa

Comentarios al programa Creación Navarra- Nafar sorkuntza

Por el director del concierto, Jesús Echeverría

Jesús García Leoz (Olite, 10 enero 1904 - Madrid, 23 febrero 1953)

El olitense Jesús García Leoz compuso esta partitura un año antes de su prematura muerte a los 49 años. El músico navarro podía ya dedicarse a la música que amaba, la música sinfónica y de concierto.

Una vez conseguida cierta holgura económica con la música para el cine, García Leoz sentía la necesidad de renovar la música española, siguiendo los pasos de su mentor y amigo Joaquín Turina.

El Ateneo de Madrid otorgó un premio a García Leoz por la composición de una nueva colección de villancicos navideños. Los textos los escribió Enrique Llovet. Esta obra, titulada como Primavera del Portal, contiene números emocionantes, brillantes, alegres, líricos, corales y un solemne final.

La partitura se abre con un sorprendente Preludio, lleno de gracia y atrevimiento, sobre todo por tratarse de una apertura de una obra navideña. García Leoz propone armonías y giros armónicos muy audaces y disonantes.

La estructura es en dos partes similares, con el mismo material musical, aunque en diferente tonalidad.

Tomás Asiáin (Tudela, 28 junio 1922 - Tudela, 21 enero 1989)

Tomás Asiáin dedicó toda su vida a la música. Fue director de banda, de orquesta y de coro, además de excelente compositor. Su obra orquestal es escasa aunque de gran calidad.

Su magnifica partitura Suite de las tres danzas aúna gran conocimiento de la orquestación, una imaginación extraordinaria y maestría en su dominio de la técnica armónica y compositiva. Pirinaica fue la primera obra sinfónica de un proyecto mucho mayor de Tomás Asiáin.

Su pretensión era hacer una Suite Pirináica, desde Navarra hasta Cataluña, algo que solo pudo empezar y que se quedó en su tierra con una Ezpata-dantza. Esta danza se manifiesta nada más comenzar la obra, solamente con su ritmo inconfundible.

El tema de la Ezpata-Danza se va repitiendo de forma variada, sobre todo en la brillante orquestación de Asiáin, para luego fundirse con otra melodía cantada por el coro (opcional) y las cuerdas y metales de la orquesta en un difícil contrapunto, de un carácter más solemne y grandioso, sin perder nunca el ritmo característico de la danza.

Agustín González Acilu (Alsasua, 18 febrero 1929) 

González Acilu es uno de los exponentes más representativos de la vanguardia musical española del siglo XX. Su interés por nuevos lenguajes y formas de expresión le han llevado a una intensa investigación sobre el sonido, la lingüística, la fonología, las nuevas formas de producción del sonido.

Su actividad compositiva se refleja en un amplio catálogo. Su lenguaje, muy personal, está privado de concesiones a modas y estéticas centroeuropeas. Su enorme personalidad le ha llevado por el camino más difícil, crear su propio lenguaje, elaborar su propia estética.

En su obra Pezzo per archi, Acilu también muestra su profunda búsqueda de equilibrio entre valores estrictamente musicales y otros propios de la tradición sonora. Compuesta en 1995, su escritura es, en buena parte, homofónica, alternando con otras secciones de un carácter más contrapuntístico.

Esta partitura está construida en un solo trazo, aunque con marcados contrastes de tempo y de dinámica. La escritura de Acilu es muy detallada y casi cada nota lleva algún valor determinante que hace que la obra tenga un componente expresivo muy importante.

Fernando Remacha (Tudela, 15 diciembre 1898 - Pamplona, 21 febrero 1984)

Esta composición temprana de Remacha es un ballet en la órbita de los ballets de Stravinsky y Falla, con una concepción neoclásica muy acentuada. La obra nace a petición de la bailarina Antonia Mercé, La Argentina.

Remacha, todavía estudiante en el conservatorio, maneja un lenguaje propio del nacionalismo español heredado de Albéniz, Granados, Turina y Falla. El ballet se desarrolla en un acto, y sobre la partitura se van presentando los personajes: El pintor y la maja. La partitura está diseñada en tres secciones, cada una de ellas desarrolla una danza.

Después de una larga introducción se presenta la primera danza, en ritmo ternario y dulcemente sosegada tras el despertar de la maja. La segunda danza es más nerviosa y popular, un Zapateado.

Por último, se presenta la tercera danza, más brusca y enfática, que vuelve al ritmo ternario aunque esta vez de carácter más castizo. La obra se cierra de forma brillante, gracias a la excelente habilidad en el trato de los instrumentos del compositor tudelano.

Emilio Arrieta (Puente la Reina, 20 octubre 1821 - Madrid, 11 febrero 1894)

CAPRICHO PARA ORQUESTA (1881), con música del s. XVII de Gaspar Sanz

Esta pequeña obra de circunstancia, fue compuesta para celebrar el bicentenario de la muerte de Calderón de la Barca (1600-1681). El acto fue organizado por el Conservatorio de Música de Madrid, del cual Arrieta era el director.

En el concierto se presentaron obras de jóvenes compositores galardonados con el premio para la ocasión, y dos obras de Arrieta: Capricho para orquesta y La mejor corona.

Arrieta se basa en varias obras de Gaspar Sanz para elaborar su partitura, entre ellas está una
Gallarda (1674) con la que comienza la obra, y un Villano (1674) con la que cierra la composición.

La estructura formal presenta las danzas sin solución de continuidad, alternando danzas lentas y rápidas.

Emilio Arrieta (Puente la Reina, 20 octubre 1821 - Madrid, 11 febrero 1894)

El dominó azul (1853) es la zarzuela con la que Arrieta cimentó su fama como compositor del género zarzuelístico. Fue su primera Zarzuela y una de sus más celebradas y aclamadas. No solo se representaba en Madrid casi todas las temporadas, sino que los empresarios la programaban para abrir ciclos y atraer al público.

Además, después de los estrenos en Madrid, la zarzuela se llevaba por toda la geografía española con las notables compañías de zarzuela que entonces proliferaban.

Fue en la temporada 1882-1883 del Teatro de la Zarzuela, cuando el empresario Francisco Arderius repuso la exitosa zarzuela. Para esta sonada reposición, Arderius propuso a Arrieta componer una obertura, ya que muchas de las zarzuelas de esta época no contenían una obertura propiamente dicha, sino un pequeño preludio que se unía a la trama dramática.

De esta manera, Arrieta eligió los momentos de la zarzuela que más le gustaban y compuso su obertura (potpourri) llena de música bellísima muy bien ensamblada, a pesar de la procedencia dispar dentro de la zarzuela.

Jesús García Leoz (Olite, 10 enero 1904 - Madrid, 23 febrero 1953)

García Leoz escribió esta música de fantasía e imaginación para un ballet con guión escénico de José Mª Iribarren.

El 28 de junio de 1951 se estrenaba en el Teatro Gayarre de Pamplona el espectáculo Duguna, que contenía los ballets de García Leoz, Akelarre en Zugarramurdi y Los contrabandistas. Patrocinado por la Institución Príncipe de Viana, el espectáculo contenía escenas del folclore navarro.

Akelarre utiliza música folclórica del norte de navarra, como el ritmo de zortziko, pero también describe un mundo fantasmagórico por medio de gestos musicales propios de lo onírico, de lo ancestral, de terror. Hay momentos que recuerdan a la obra de Dukas El aprendiz de brujo.

La música de esta magnífica partitura narra los juicios celebrados por el Santo Tribunal de la Inquisición de Logroño. Contiene diferentes episodios con cambios musicales inesperados y
sorprendentes.

Joaquín Larregla (Lumbier, 20 agosto 1865 - Madrid, 24 junio 1945)

Larregla fue un pianista excepcional. Su faceta de compositor la cultivó con su profesor, el también navarro, Emilio Arrieta, entonces director del Conservatorio de Madrid y profesor de composición.

Allí en Madrid conoció a Gayarre y a Sarasate, a quienes acompañó al piano en numerosas ocasiones. Con Albéniz tuvo una gran amistad. Ambos interpretaron el Concierto para dos pianos del propio Larregla.

La jota Viva Navarra fue escrita originalmente para piano. Fue una obra muy celebrada, no solamente en España, sino también fuera de nuestras fronteras. Decía Larregla: “de mi jota se venden anualmente de tres a cuatro mil ejemplares”. Viva Navarra tiene un carácter brioso y romántico, con una admirable concepción melódica, una depurada técnica y un fino aroma popular navarro.

Esta jota de concierto ha sido utilizada para el ballet en innumerables ocasiones. Antonio el bailarín la incluía siempre en su repertorio y la interpretó en escenarios de todo el mundo. De esta partitura se hizo una versión orquestal, y el yerno de Larregla, Federico Moreno Torroba, realizó una versión para piano y orquesta.